viernes, 2 de febrero de 2018

PUNTO SIN PARTIDA






Aquella tarde daba igual quedarme
frente a la computadora,
salir a cuestionar el precio del abrazo
o atribuirle a la imprecisión de la brújula
mi punto sin partida.
Pero algo me detuvo,
cayó un mensaje firmado, homicida ante mis ojos.



Como  el eco de una guillotina
ese mensaje se extravió no solo por la casa,
también por la lágrima,
haciendo hincapié en estas letras
que ahora tiemblan
sin el ardor de las vocales,
como si el amor danzara 
en una nefasta perdición.



Desde entonces se me hace difícil
reciclar en el poema
el reflejo del colibrí y su retórica,
su lado incierto y provocador…, su canto
que una vez vibró con ansia
casi como un fulgor  por mis despeñaderos .




Julia Hernández
De mi libro Cuerdas Contra el Viento
2017

---

2 comentarios:

RECOMENZAR dijo...

Hoy me siento tal cual tu escrito...con ganas de volar pero muy bajito abrazos

TORO SALVAJE dijo...

Otro poemazo.
Se contagia el sentimiento verso a verso.
Felicidades, es muy buen poema.

Besos.