lunes, 4 de junio de 2018

BARRIO SIN NOMBRE



Puerto Limón- Costa Rica





Me ha herido la vida con sus garras
pero insisto en seguir
como la guerrera que soy.
Mía Gallegos




En mi vecindario el ruido
era  el roce de un blues,
abrasivo y penetrante.
Un toque musical
que trasladaba de sitio las puertas
y las ventanas de ese barrio.


Aquella calle ancha y sorda,
reinventaba el mejor escenario.
Ahí se desvestían, precarias, las ilusiones.
Los niños crecíamos mascando la indiferencia
donde ronca el pavimento sus ocasos.



Nos rebelábamos en fantasías:
ser piratas en un mar y otro.
La marea mecía  nuestros cuerpos
al filo de las rocas,
como si fuéramos un pincel en las manos del océano,
para volver de algún sitio donde las carencias
eran invisibles.
Y así, finalmente,
reparar las bisagras de los sueños.



Afuera, mientras jugábamos,
la vida movía sus aromas por los
patios comunales del vecindario.
El olor acalorado del chile panameño y del jengibre
viajaron desde otros países hasta puerto Limón,
como si cargaran un lenguaje
donde la brisa parecía decir algo,
entre las hojas de plátano y ñampí,
hasta mezclarse en el aire
con el olor del arroz cantonés
en una columna de hermandad.



El barrio sin nombre
tenía algo en común con aquellos niños.
Un nombre que no se concretó en ningún registro.
Los “hijos naturales” éramos como ese barrio:
una lista aparte
con un desmantelamiento escolar                                            
 a la vista de todos.
Un arrecife que la arena se tragó por la vergüenza.
Pero juntos nos consolábamos cada mañana
con el abrazo tibio de sus calles
y el deseo indestructible de inventarnos otro mundo.



*Los hijos naturales son los nacidos fuera del matrimonio
 y no llevan el apellido del padre. Era así hace años.

Julia Hernández
De mi libro Boleto al Caribe
2018

---

2 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Qué poema!!!
Por favor... es una maravilla!!!
De lo mejor que he leído en mucho tiempo.
Tierno, hermoso, mágico, emotivo...

Te felicito!!!

Mi aplauso.

Besos.

Paula Cruz Roggero dijo...

Hermoso poema, me ha gustado tu blog, te sigo y espero recibirte en el mío prontamente.
Besos al alma.