lunes, 2 de noviembre de 2015

DISPARO DE GERANIOS




jOSH ADAMSKI

Despertó junio
con esa orfandad de grillos
que gimen todavía
y un sonido de trenes
descarriló los calendarios.


Llegué antes de tiempo
al horizonte ya cansado de mi madre.
Como un accidente anular,
así llegué.



Así, en ese orden
y oculta en el vagón
de las almas que acurrucan sus miedos,
pensé que era preciso aniquilar el tiempo
para multiplicar mis alas.



No sabía de estas rutas humanas
donde el paso se detiene
entre partituras y cintas sin zurcir.



No sabía del azar de ser solo una niña.
No sabía del consenso
en el que Dios olvida sus espejos.


Solo era preciso nacer,
nacer para aniquilarme,
con un disparo de geranios
en la encorvada vergüenza
de los rieles.



Julia Hernández
De mi libro Tres Vueltas de Llave
2015

3 comentarios:

ReltiH dijo...

SE SIENTE LA FRAGANCIA DEL DISPARO.
ABRAZOS

EL AVE PEREGRINA dijo...

Corazón, aveces se llega a la vida antes de tiempo...tan solo para sufrir...

Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Esta poesía de gran altura.
Para leerla y releerla.
Y adivinarte.

Besos.